¿Formación presencial u online?

Miniatura
  • 16.06.19
  • Blog > Didáctico

Nos encostramos en un periodo donde los conocimientos tecnológicos caducan con facilidad. La tecnología no deja de evolucionar y nosotros debemos ir a la par, lo que nos empuja a buscar el equilibrio entre la formación y el mundo laboral. Además va tan rápido el mundo digital que no alcanzamos nuestras metas si solo estudiamos, hay que ser productivos en la asimilación. Solo hay que ver como los responsables de grandes empresas buscan cada vez más perfiles con habilidades e inquietudes para aprender nuevas capacidades. Nadie quiere empleados o compañeros desactualizados o de otra época.

Cuando ya hemos tomado la decisión de desarrollar una nueva habilidad de nuestra profesión como puede ser el diseño gráfico, UX/IU, diseño web, programación… hay que meditar con calma que formula se ajusta mejor a nuestra personalidad: formación presencial u online. Ambas poseen el mismo objetivo, pero la calidad o los caminos del aprendizaje son totalmente distinto a pesar que el temario sean dos gotas de agua.

Veamos una lista de las ventajas de los cursos presenciales:

  • El profesor se adapta a tus inquietudes. A pesar de que el temario fuera pactado a principio de curso, dependiendo de tus necesidades puede desviarse a trabajar las partes que más necesites.
  • No te quedas retrasado porque el calendario los marcas tú. Cada persona dispone de más o menos facilidad para aprender ciertas áreas, por lo que no siempre se puede ir a la misma velocidad. Hay un calendario, pero al final eres quien dicta donde se invierte el tiempo.
  • Complicidad con el profesor y compañeros. Conoces a otras personas con las cuales puedes crear vínculos de amistad. La formación es un espacio donde, por su muchas horas interaccionado con otros compañeros, se crean grandes amistades e incluso parejas. Por otro lado disminuye la curva de dificultad al existir un compañerismo, os podéis ayudar fuera de clase con las partes más duras.
  • Respuestas ante las preguntas más ricas y con matices propios. La comunicación es más variada al existir elementos reales como pizarras, folios o el contacto físico.
  • Por norma general suele invertirse más horas, ya que se debe equilibrar la teoría con la práctica. Lo que deriva a un aprendizaje más profundo y duradero.
  • Más saludable. Al estar obligado a arreglarte todos los días y a moverte a un lugar determinado eres empujado a realizar una mayor actividad física lo cual favorece tu salud. Sin olvidar un aumento del autoestima y sensación de progreso.

Por supuesto no todo es positivo.

  • Por norma los cursos son más caros. Se debe a que se paga por las instalaciones, la electricidad, la conexión a internet, transporte del profesor… La calidad se paga.
  • Puede ser que en tu caso sea más difícil llegar a la escuela por tu localización o porque la comunicación con el transporte público es mala.
  • Necesitarás más dedicación. Invertirás más horas y energías, difícil de compaginar si trabajas.

Respecto a la formación online, en contrapunto, por su naturaleza dispone de unas pericias únicas.

  • Más económico. Por norma, al solo pagar por el material, el precio cae en picado haciendo posible incluso la posibilidad de hacer varios cursos por el mismo desembolso.
  • Estudiar desde casa. Estudias en los momentos que tengas libres, sin depender de ningún horario marcado de antemano. Tu equipo, tus apuntes, tu café y tus zapatillas de ir por casa.
  • Pocas horas diarias. Puedes ajustar las horas de estudio que necesites cada día. Tal vez en un día te sientas con energías para hacer varias clases y en otros simplemente no estés para nadie.
  • Repetir una clase. Si algo quedó sin terminar de asimilarse… rebobinas y vuelves a escucharlo.

Ahora hablemos del otro lado de la moneda. ¿Qué desventajas tiene trabajar desde casa?

  • Quien trabaja no es el profesor, sino tú. La teoría será reducida en comparación con toda la práctica que te pedirán. Tendrás que hacer un cierto esfuerzo con algunos puntos.
  • Preguntas sin resolver. Si estas en un curso online masificado, tus dudas pudieron ser resultas antes o simplemente no exista tiempo para dedicarle. No hay un trato personal con el profesor. Puede incluso que no exista esa figura.
  • Si el temario no te gusta, no puedes hacer nada. Te tienes que ajustar a las clases ya que serán inflexibles.
  • Tendrás miles de compañeros, pero la interacción sea fría y mínima. Tal vez puedas chatear o dejar comentarios en un foro, pero no será ni de lejos lo mismo que tenerlo delante y mirarlo a los ojos.

Lo importante en ambos casos es afilar tus habilidades. La forma que lo hagas dependerá de tus capacidades, tiempo y personalidad. Con esta lista esperamos que sea más fácil tomar una decisión para ser certero, como de preciso debe ser tu nueva formación.

Andros Fenollosa Hurtado

Deja tu comentario: