WordPress como herramienta web, pero no como maná

Miniatura

Los precios de los smartphones, de las TVs planas, de las tablets y de los ordenadores… han bajado casi en picado. Es lógico, cualquier tecnología asentada al poco baja sus precios. Salvo que tengan un buen marketing para mantenerlos (como cierta compañía con una pieza de fruta como logo). Y, por supuesto, las webs no se libran de esta tendencia natural. Los precios se han reducido tanto que han perdido un cero a la hora de hacer un presupuesto. Los CMSs, o los gestores de contenido, tienen mucha culpa de ello. Entre todos ellos destaca uno, WordPress.  Antes, si querías hacer una página web necesitabas conocer al dedillo HTML, CSS y saber usar un cliente FTP. Y a continuación necesitabas un mes de trabajo bajo la lamparilla de casa. Hoy en día, con un clic puedes tener una web en apenas unos minutos. Las herramientas webs han evolucionado. Ya no vienen con un manual más extenso que el Quijote, y no precisamente en el idioma de Cervantes. Ahora tiene dibujitos.

Una de estas facilidades del siglo XXI ha sido WordPress. Un software que permite a cualquier persona crear una web desde cero. Sin saber nada de diseño gráfico, web o programación. Sin pelearse con servidores ni dominios. WordPress es una herramienta que ha conseguido lo que Adobe lleva años intentando conseguir con Dreamweaver: convertir a cualquier pensona en diseñador web.

Otro de sus potenciales son los plugins. Añadidos realizado por otras personas que expanden las posibilidades originales. Puedes conseguir una tienda online en un instante, un foro, un slider, o un formulario de contacto; de nuevo sin saber programar en absoluto.

No todo es maravilloso con WordPress. El diseño esta limitado a las plantillas que encuentras por internet. Se acabó tener un diseño único o destacado. Si tu puedes pagar la plantilla, miles de personas también podrán. Además que el rendimiento no es tan bueno como un trabajo realizado por un profesional. Y los plugins los mantiene la comunidad. Eso significa que si el autor original no encuentra tiempo, o ganas, para actualizar el plugin a la última versión dejará de funcionar y en tu sitio aparecerá un bonito error.

En conclusión quiero transmitir que WordPress no sustituye el trabajo de un diseñador web ni de un programador web. Sino que permite hacer web baratas con un funcionamiento razonable. Las grandes empresas siguen realizado sus webs artesanalmente, la solidez y versatibilidad no es comparable. Pero si necesitas una web personal, un portafólio, un blog (lo que es en realidad WordPress), o una web para tu primo; no encontrarás una mejor opción.

PROS

– Rápido desarrollo
– Barato.
– Fácil.
– Miles de plugins.
– El 99% de los hostings son compatibles.

CONTRAS

– Poco eficiente.
– Poco personalizable (Si no tienes conocimientos de diseño web).
– Poco seguro.
– Necesita una base de datos.
– Ocupa bastante espacio.

Próximo curso sobre WordPress:

Diseña tu web con WordPress 
Lunes, martes y jueves: 16:30 a 19h.
Fechas: 20 – 30 de junio. 15 horas. 6 sesiones.

Lunes, martes y jueves: 18 a 21:30h.
Fechas: 20 – 30 de junio. 15 horas. 6 sesiones.

Andros Fenollosa Hurtado

Deja tu comentario: